• Martes, 11 de Diciembre de 2018

OBSERVA LOS CEREZOS EN FLOR, TAL Y COMO MARCA LA TRADICIÓN JAPONESA

Esta primavera practica El Hanami por el Valle del Jerte

Cada año con la floración de los cerezos, los japoneses se entregan a observar la belleza de sus flores, lo que tradicionalmente llaman El Hanami. Una época en la que los jardines se llenan de familias dedicadas a la contemplación de los cerezos en flor, reservando los mejores sitios con antelación, e incluso de noche en el llamado `yozakura´. Una costumbre que en España arrastra cada año a numerosos turistas hasta el Jerte, y cada vez más a otros lugares de nuestro país, en lo que algunos han bautizado como frutiturismo.

Cerezos en flor en el burgalés valle de las Caderecha. Fotografía: Wikiloc.
Cerezos en flor en el burgalés valle de las Caderecha. Fotografía: Wikiloc.

Cada año son más los turistas que llegadas estas fechas viven pendientes del pronóstico de florecimiento, o sakurazensen como dirían los japoneses, de los cerezos. Y es que el manto blanco con el que las flores cubren los valles es un espectáculo natural que merece la pena visitar, y además gratis. Conscientes de su atractivo turístico cada vez son más las zonas ´cereceras´en nuestro país que promocionan este frutiturismo, al que también se han sumado las de los melocotoneros, o los almendros. Aquí os proponemos cuatro de estas zonas, donde practicarlo.

1. Valle del Jerte, Cáceres.

mayor_actual_valle del Jerte

Según el último informe de floración emitido por la Oficina de Turismo del Valle del Jerte (Cáceres), ya hay flores por la zona cálida del valle en Valdastillas y Navaconcejo, y se espera que las buenas temperaturas ayuden a que aumente la floración en el resto, en los próximos días, que suele durar entre 10 y 15 días dependiendo de la climatología.

La floración del más de millón y medio de cerezos de la comarca, es uno de los acontecimientos naturales más celebrados y conocidos que atrae cada año a miles de turistas, gracias a la labor de promoción desde hace años lleva haciendo tanto desde el Consejo Regulador de la Cerezas del Jerte como las autoridades turísticas, que vieron en ello un potencial atractivo turístico.

En torno a este fenómeno natural se celebra cada año la Fiesta de Interés Turístico Nacional del Cerezo en Flor durante la que se proponen rutas senderistas, marchas BTT, recreaciones y representaciones de la vida y costumbres del Valle del Jerte... música, y gastronomía.

La mejor forma de disfrutar de ella es paseando por sus pueblos y los caminos de alrededor. La comarca cuenta con 21 rutas de senderismo homologadas y señalizadas (ver mapa) 9 rutas lineales y 12 rutas circulares, perfectamente marcadas y señalizadas para realizar por cuenta propia.

Después de la floración, se produce `la lluvia de pétalos´, y la `Cerecedera´ o recolección de cerezas.

2.Valle de las Caderechas (Burgos).

mayor_actual_valle de las Caderechas (foto WikilocFotografía: Wikiloc.

Al igual que el del Jerte, la floración de los 50.000 cerezos en el valle burgalés de las Caderechas, atrae cada mes de abril a numerosos visitantes.

La entrada al valle puede realizarse desde las localidades de Oña, Terminón o Salas de Bureba, para recorrerlo a través de sinuosas carreteras, que nos llevarán a descubrir localidades como Aguas Cándidas, donde brotan varios manantiales de aguas blancas o transparentes (de ahí su nombre) que desaguan en el arroyo Vadillo. Siguiendo su curso llegamos hasta donde muere, en el rio Quintanilla, en una de sus orillas se encuentra Quintanaopio, y su iglesia de los santos Emeterio y Celedonio, (s.XII), uno de los monumentos más importantes del valle; y en la otra Hozabejas, a las puertas del desfiladero por el que transitaba una antigua y estratégica vía de comunicación entre Cantabria y La Rioja. Desde allí podemos continuar hasta Las Narices un laberíntico complejo de cuevas sobre cuyas crestas sobrevuelan las rapaces.

El valle de las Calderechas se encierra entre tres grandes formaciones geomorfológicas del norte de la provincia de Burgos: las parameras de La Lora, el Valle de Valdivielso y la depresión de La Bureba, que la comarca de los fríos vientos del norte y contribuyen al excepcional microclima que reina en el entorno y que favorece la producción de los abundantes cerezos y manzanos.

Su altitud, y su particular microclima hace que la recogida de las cerezas (de las que se recogen hasta 10 clases distintas) sea casi un mes más tarde que en otras zonas de España, prolongándose hasta principios de agosto.

Seguimos camino hasta Madrid de las Caderechas, Huéspeda y Herrera de Caderechas, en la parte más alta del valle, donde obtenemos una panorámica única, para descender más tarde a las localidades de Oppio, Rucandio, Cantabrana, Bentretea, y Terminón, donde tal y como su nombre indica termina el valle.

Además de las rutas en coche, el valle ofrece la posibilidad de realizar numerosas rutas de senderismo y en bicicleta, y de descubrir el rico patrimonio cultural y natural de la zona. La Marca de Garantía de Cereza y Manzana Reineta del Valle de Caderechas, ha editado dos guías con información para realizar distintas rutas por el valle de distinto grado de dificultad.

3. Valle de Etxauri (Navarra).

mayor_actual_valle de Etxauri, Peñón de Etxauri Wikiloc Tomas)Fotografía: Wikiloc.

La vida en este valle navarro gira en torno al río Arga, con las localidades de Ubani, Zabalza, Arraiza, Belascoain y el Señorío de Otazu en la margen izquierda; y las de Etxauri, Ciriza, Echarri y Bidaurreta, en la derecha.

A pesar de dedicarse tradicionalmente al cultivo de cereales y la vid, junto a las que se explotaban los cerezos, a partir de 1970 se apuesta fuertemente por estos, y se introducen nuevas variedades procedentes algunas de ellas del Valle del Jerte. Se arrancan viñedos y se plantan cerezos, hasta llegar a las 200 hectáreas cultivadas actualmente, con una producción de entre los 270.000 y los 320.000 kilos de cerezas. Nadie se dedica exclusivamente a la cereza, la mayoría de los productores combinan su trabajo en fábricas de la Cuenca de Pamplona con el cultivo de la cereza, realizando su recolección entre los miembros de la familia.

El valle de Etxauri tiene su entrada por el este y salida por el Suroeste. Limitado al sur por la sierra del Perdón (Erreniega) y al norte por la sierra de Sarbil un referente para los amantes de la escalada, de hecho, la zona está considerada como la mejor escuela de escalada de Navarra y una de las mejores en roca blanda de Europa.

Precisamente su situación al sur de esta sierra de Sarbil, pone al municipo de Etxauri al abrigo de las influencias metereológicas procedentes del norte, creando un microclima por lo que sus tierras bajas regadas por el Arga, que forma amplios meandros en sus llanuras, son muy ricas y fértiles para la agricultura, muy apropiadas para el cultivo de  los cerezos y otras variedades frutícolas.

4. Comarca del Jiloca (Teruel).

mayor_actual_ruta de las huertas y cerezos, almunia de doña goudielFotografía: Ruta de las Huertas y los Cerezos, en La Almunia de Doña Godina.

Al igual que el valle de Etxauri, la comarca del Jiloca atravesada por el río que la da nombre, es propicia para el cultivo de la vid, y árboles frutales especialmente almendros y cerezos.

Precisamente es en la parte alta del Jiloca, en los alrededores de La Almunia de Doña Godina (aquí hay una ruta de las huertas y cerezos), donde se alcanza la mayor producción de cerezas de Aragón, que es tanto como decir la mayor de España, ya que esta Comunidad es el primer productor de nuestro país de cerezas.

A este municipio se suman los de Caspe, Maella o Chiprana, de donde seguramente procederán las primeras cerezas que veamos en la frutería, ya que estas cerezas del Bajo Aragón son las más precoces de la península. Otras zonas eminentemente cereceras son las conocidas como la huerta de Fraga y la comarca de la Litera; las comarcas de Andorra Sierra de Arcos, y localidades de la Comarca de Calatayud como El Frasno y Aniñon, y, la zona de Bolea, la que más fama ha alcanzado en los últimos años.

Durante la floración se realizan numerosas rutas senderistas por las fincas, con la posibilidad también la posibilidad de apadrinar un árbol y volver más adelante a recoger sus frutos. Además, toda la provincia de Huesca se une a la celebración con unas jornadas gastronómicas en las que participan restaurantes y pastelerías.

Además, en Bolea, en Albalate del Arzobispo, en El Frasno y en Ricla coincidiendo con la recogida del fruto en junio se celebran distintas Ferias de la Cereza.

En Aragón se cultivan más de un centenar de variedades de cerezas, que permiten extender el periodo de recolección desde el mes de mayo hasta los primeros días de agosto. El 30% de su producción se exporta principalmente a Francia, Alemania, Italia o Bélgica, teniendo cada vez más presencia en los países del extremo asiático o del Golfo Pérsico.