• Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

PLAZAS, CALLES, PEÑAS, Y BARES ACOGEN ESTA TRADICIONAL FIESTA

Últimos días para disfrutar de la Zambombá jerezana

La ciudad gaditana, cuna del flamenco, celebra esta tradicional fiesta que desde finales de noviembre hasta el día de Nochebuena reúne alrededor de una candela a todo aquel que esté dispuesto a pasar un buen rato cantando villancicos.

Ya está aquí, ya estamos en Navidad, y muchos no podrán sustraerse al ambiente festivo que trae consigo. La Música suena por todos los lados, en los puestos callejeros, en los grandes almacenes, en los teatros, salas de conciertos, en los bares; por toda la geografía española hay programados conciertos de corales, bandas de música profesionales o de aficionados, certámenes de villancicos; diciembre es sin duda el mes de la música.

Nosotros hemos decidido viajar a uno de esos lugares donde la música se vive de manera especial, Jerez de la Frontera (Cádiz). Aquí en la cuna del flamenco todos los años desde finales de noviembre y hasta el día de Navidad, se celebra la Zambomba o Zambombá, fiesta declarada Bien de Interés Cultural.

No hay, bar, restaurante, bodega, asociación de vecinos, peña flamenca, hermandad, o asociación Cultural, que no organice una Zambombá. La mayoría se celebra en las calles, plazas y locales repartidos en los barrios de Santiago y san Martín, donde han surgido grandes sagas de cantaores como `Los Sorderas´ y patria chica de  José Mercé, Fernando de la Morena, Luis el Zambo o los componentes de Navajita Plateá. Solo hace falta que se reúnan unos cuantos amigos, con una guitarra y una zambomba alrededor de una `candela´ para que comience la fiesta. Todos cantan a coro Villancicos, cantes populares, acompañados de palmas que invitan al público asistente a participar bailando, cantando, o simplemente disfrutando.

Zambomba Tio Jose de Paula 2013 Villamarta okPie de foto: Zambomba Tío José de Paula 2013 Villamarta

La fiesta suele acompañarse de dulces típicos como el alfajor, el pan o turrón de Cádiz, mazapán relleno de frutos, tejas, currusquillos de canela etc, regados con vino de la tierra, olorosos, amontillados, fino manzanilla…

Las actuaciones en los locales suelen ser gratuitas, aunque en algunos sitios conviene reservar el acceso por problemas de aforo. En este enlace podéis ver todas las que quedan aún por celebrarse, ¡Que las disfrutéis!